Por sólo 2€ tendrás la oportunidad de vivir una experiencia única para dos personas atravesando EEUU por la mítica RUTA 66.

¡Compra ya tu papeleta y entra en el sorteo!

Itinerario


Día 1: España – Los Ángeles – Santa Mónica

A la hora indicada, presentación en el aeropuerto de origen, para salir en vuelo desde la ciudad de origen con destino a Los Ángeles. Después de efectuar los pertinentes trámites de llegada y aduaneros, recoge tu coche de alquiler y empieza a disfrutar de tus vacaciones. Alojamiento en Santa Mónica.

Día 2: Santa Mónica – Victorville

Hoy el desayuno te espera en Third Street Promenade, en pleno Downtown de Santa Mónica. Dispones de decenas de cafeterías y tiendas ubicadas en pleno corazón peatonal de la ciudad donde disfrutar de un reconfortante paseo. Cuando acabes, puedes dirigirte hacia uno de los “piers” más mágicos de la costa oeste americana. Es una experiencia maravillosa pasear por este muelle, siempre con buen ambiente y con la presencia perenne de su magnífica feria. Desde aquí contemplarás la playa de Santa Mónica en toda su inmensidad. Puedes disfrutar de un paseo sobre la arena, de un baño en sus aguas o de rememorar las carreras de Pamela Anderson, David Hasselhoff y del resto de los “Vigilantes de la Playa”. La famosa serie se grabó aquí y, de hecho, podrás ver las casetas originales de los socorristas reales. La playa es increíble. Siempre hay gente y siempre hay algo que ver o hacer, ya sea jugar un partido de “beach volley” o contemplar alguno de los artistas callejeros que actúan en el paseo. Un paseo que conecta con Venice Beach y que puedes recorrer a pie, en patines o alquilando una bici… Y por no hablar de que aquí hay también una amplia red de canales que destilan cierto romanticismo como la famosa ciudad italiana. Pero no sólo hay agua y buen ambiente, también hay unos graffitis impresionantes. Es un buen plan también visitarlos antes de ponerte en forma en Muscle Beach, un gimnasio al aire libre en plena playa. Muy cerca de Venice Beach encontrarás uno de los institutos más famosos de los años 80, en el que Sandy y Danny Zuko se enamoraron en “Grease”. Tras la visita a la ciudad, nos ponemos en Ruta. Seguro que estás ansioso por poner el primer pie en la carretera, así que hazlo y calcula que necesitarás unas 3 horas para recorrer los casi 300 kilómetros que te separan de tu destino hoy. Alojamiento en Victorville.

Día 3: Victorville – Calico – Reserva Nacional de Mojave – Laughlin

Antes de partir camino a Laughlin, puedes visitar tu primer museo de la “Ruta 66” (también conocida como “Mother Route”). Aunque hayas leído sobre este legendario trayecto, el California Route 66 Museum te servirá para conocer sobre el terreno gran parte de la historia y los secretos que rodean a la Ruta en coche más famosa del mundo. Tras la visita, puedes dirigirte hacia Barstow, la primera parada del día. Ya te irás acostumbrando, pero un gran atractivo de la “Ruta 66” es ir deteniéndose en los diversos pueblos y ciudades con los que te vas cruzando. Barstow es una excepción. El atractivo local no es la Mother Route sino un gran complejo de outlets. Aquí podrás llenar la maleta de ropa a buen precio para afrontar los días de carretera a la última moda. Al salir de Barstow llegarás a Calico, un pueblo fantasma realmente fascinante. Aunque tenga visos de convertirse en una atracción turística, su naturaleza no deja de ser la de una antigua mina abandonada que se puede visitar. (Nota. Entrada no incluida). A partir de ahí y hasta Laughlin, el paisaje que te acompañará será el de la Reserva Nacional de Mojave, el primer desierto del viaje. De hecho, es uno de los más grandes de todo el país, pero no te preocupes, porque la carretera por la que circulas tiene un tráfico regular y hay gasolineras. De todas formas, como ya habrás comprobado, es mejor no apurar e ir llenando el depósito cada cierto tiempo. Eso sí, haz caso de los carteles que te vayas encontrando por la carretera. Si te recomiendan apagar el aire acondicionado durante una parte del trayecto es porque la inclinación del terreno durante algo más de 30 kilómetros puede provocar cierto estrés a tu motor y llevarlo hasta el colapso. Por tanto, si estos carteles están aquí es por algo. Apaga tu aire acondicionado, baja las ventanillas y disfruta del desierto, ¡que no se está en uno todos los días! Por aquí te irás encontrando carteles de la antigua “Ruta 66” y podrás inmortalizar el momento con una foto mítica. Y aprovecha este momento porque a partir de aquí hay poco más que hacer que conducir. Antes de llegar a Needles, debes dejar la 40 enlazar con la Needles Hwy, dejar California, entrar en Nevada y llegar hasta Laughlin. Alojamiento en Laughlin.

Día 4: Laughlin – Kingman – Seligman – Williams

Si ayer ya pudiste descubrir Laughlin, es el momento de decirle adiós y lanzarte a la conquista de la carretera. Con el paso de los días irás empapándote del espíritu de la “Ruta 66”. La primera parada de hoy la encontrarás a unos 40 minutos de distancia. Es Kingman, un auténtico oasis dentro del desierto de Mojave, localizado en Arizona. Te encuentras en el punto de partida de la “Ruta 66”, por lo que concentra a un gran número de aventureros que se lanzan a recorrer el más famoso de los “road trips” americanos. La oferta gastronómica aquí es muy amplia. Desde este punto, te encuentras a unas dos horas de tu meta. Si lo necesitas, puedes parar en Seligman, hacerte la típica fotografía en la fachada con una gigantesca bandera americana y disfrutar del colorido de uno de los pueblos más divertidos de toda la costa oeste. Cuando estés preparado, dirígete a Williams, donde encontrarás todo tipo de souvenirs de la “Ruta 66”, un motivo que mantiene vivo a este pueblo de poco más de 3.000 habitantes. Alojamiento en Williams.

Día 5: Williams – Flagstaff y alrededores

Transitas por la histórica “Ruta 66”, así que hoy dedícate a disfrutar del día. Tienes apenas 60 kilómetros de distancia entre Williams y Flagstaff, así que aprovecha la jornada para conocer los alrededores. Muy cerca de Flagstaff tienes varias opciones interesantes. Al norte, hay dos que sobresalen del resto: la excursión hasta el Humphreys Peak y la visita al Sunset Crater Volcano National Monument, una maravilla de la naturaleza. Al sur, el Walnut Canyon National Monument, un compendio de formaciones geológicas muy singulares que hace siglos fueron morada de los antepasados. Aparte de ser un buena opción para estar en contacto con la naturaleza, ofrece unas vistas excepcionales, al igual que el Coconino National Forest, quizás la joya de la zona. El Coconino National Forest agasaja al viajero con hermosos paisajes y una sorprendente biodiversidad. Una de las ventajas de lugares como este es que están perfectamente señalizados y es muy fácil recorrer sus senderos. Alojamiento en Flagstaff.

Día 6: Flagstaff – Winslow – Holbrook – Petrified Forest National Park – Gallup

Cuando introduzcas tu Ruta en GPS, verás que el tiempo y la distancia que te propone difiere notablemente con la realidad. Todo, porque por defecto te guiará por la 40, paralela a la “Ruta 66”. Por tanto, siempre tendrás que sumar algo más de tiempo a la propuesta de los navegadores. Cruzarás Winona y Canyon Diablo antes de llegar a Winslow, donde se encuentra el Rock-art-ranch, un rancho de bisontes y reses que alberga una maravilla histórica: más de 3.000 petroglifos. Son obras talladas en roca por nativos que transitaron por aquí hace 13.000 años, aunque los petroglifos están datados a partir del año 5.000 a.C. La visita la tienes que concertar con anterioridad y no está incluida, pero vale la pena por lo que puedes ver allí y por conocer a Brantley Baird, otro de los grandes personajes de este viaje. Es el propietario del rancho, la persona que ha descubierto la mayoría de petroglifos y un gran conocedor y contador de historias. Te encantará escucharlas. Winslow es famoso también por la enorme señal de la “Ruta 66” que hay pintada en su calle principal. No pierdas la oportunidad de hacerte fotos junto a las señales originales y piensa que no eres el primero en hacerlo, así que los lugareños ni siquiera repararán en tu presencia. No guardes mucho la cámara porque a 20 kilómetros de Holbrook puedes parar en Jackrabbit Trading Post, y conocer el conejo más famoso de la Ruta. Es enorme y te podrás retratar subido en él. Llegarás a Holbrook y, posteriormente, al Petrified Forest National Park. Nuestra sugerencia es que inviertas unas horas en su visita. Como su nombre bien indica, te encontrarás árboles petrificados. El paraje es muy singular e inspirador. De hecho, se ha construido una residencia en la que artistas pasan temporadas aquí en busca de inspiración para crear sus obras en diferentes disciplinas. Además, es un lugar muy interesante para practicar senderismo gracias a las rutas habituales y a las pistas nuevas que se van abriendo cada año. Algunas de las más singulares son Red Basin y Butte de Martha y las puedes recorrer guiándote por las balizas o solicitando un guía, que te irá explicando las características del Bosque Petrificado A medida que te vayas acercando a Arizona, verás que el paisaje va cambiando. Hasta ahora has ido acompañado toda la jornada por las Montañas Rocosas, pero poco a poco irás perdiéndolas de vista hasta adentrarte a las grandes llanuras de Nuevo México. De hecho, cuando cruces la frontera entre los dos Estados estarás muy cerca ya de Gallup, tu meta de hoy. Eso sí, no olvides que sólo por el hecho de cambiar de Estado has perdido una hora porque hay diferentes husos horarios. Si por algo es famosa la ciudad de Gallup es por sus tiendas de disfraces y souvenirs. Aquí podrás comprarte la indumentaria vaquera o india. Podrás llevarte incluso un arco y unas flechas, por si quieres rememorar a tus años aquellos tiempos en los que jugabas a indios y vaqueros. Alojamiento en Gallup.

Día 7: Gallup – Albuquerque – Santa Fe

Hoy tienes por delante una jornada llena de emociones. Por la 66 llegarás hasta Albuquerque, una ciudad encantadora que alberga varios tesoros. Uno de ellos sólo se descubre durante tres fines de semana del mes octubre y es el Festival de Globos de Albuquerque, el mayor del mundo. Comienza a las 4 de la mañana, con el inicio de los preparativos, y acaba a última hora de la noche, con los globos aerostáticos iluminados surcando el cielo de Nuevo México. Si viajas en otra época del año, siempre puedes recorrer el Historic Downtown de Albuquerque y disfrutar de su tranquila atmósfera, que se vio perturbada por el rodaje de las 5 temporadas de “Breaking Bad”. Por eso, si eres fan de la serie, ya puedes empezar la visita a los lugares más famosos de la grabación. Te sorprenderá comprobar como Albuquerque se ha convertido en un santuario de fans del profesor de química más famoso del mundo. Hay una opción para los más fanáticos, que es la de hacer un tour dentro de la caravana de Walter por los lugares más emblemáticos. Cuando concluyas la visita de la ciudad, puedes regresar a la carretera en dirección Santa Fe. Su centro histórico es exquisito. Te encuentras en la capital más antigua de todos los Estados Unidos y pasear por los alrededores de la catedral de San Francisco es una delicia. La arquitectura es muy singular y, aunque haya un alto porcentaje de turistas por metro cuadrado, aún sigue conservando el espíritu original de la “Ruta 66”. Alojamiento en Santa Fe.

Día 8: Santa Fe – Santa Rosa – Tucumcari – Adrián – Amarillo

Despertarse en Santa Fe es una magnífica forma de empezar el día. Enmarcada por el paisaje desértico propio de Nuevo México, esta ciudad americana sorprende al viajero por su riqueza histórica y cultural. Pisas tierras de inspiración, tal como atestiguan el Museo de Historia, localizado en Palacio de los Gobernadores, el Museo Contemporáneo de Fine Arts, el Museo de Georgia O’Keeffe… Y sus interesantes galerías y centros culturales. La ciudad atrae como un imán a turistas de diversos perfiles y nacionalidades, entre ellos a artistas e intelectuales, una realidad que le ha valido a la metrópoli el reconocimiento de la Unesco como “Primera Ciudad Creativa de EE.UU”. Tras descubrir los encantos que atesora esta ciudad, nos volvemos a poner en Ruta. Hoy es una de las etapas más exigentes en cuanto a kilómetros. Superarás los 450, pero al mismo tiempo es una de las más entretenidas. La primera parada puede ser Santa Rosa, donde si el tiempo acompaña puedes darte un chapuzón en alguno de sus lagos. A continuación, vuelve a la carretera en dirección a Tucumcari. Comprobarás que hay tramos que están sin asfaltar y otros que directamente están cortados. No te preocupes porque siempre tendrás desvíos cerca para ingresar en la autopista y podrás volver a la Ruta en la siguiente salida. De hecho, llegarás sin pérdida a Tucumcari, conocido por sus famosos murales. Son muy originales. Hay 31, así que puedes fotografiarte con todos los que quieras. El más espectacular es el que mide 40 metros de largo por 7 de alto. Comprobarás que Tucumcari es un enclave muy original. Pese al estado ruinoso de alguno de sus moteles y cafés, su genuina atmósfera te conquistará. De camino a Amarillo, cruzarás la frontera entre Nuevo México y Texas, para llegar a Adrián. El principal encanto de esta localidad es que se considera el “Midpoint”, la mitad de la “Ruta 66”. Estás justo a los mismos kilómetros de Chicago que de Los Ángeles. Celébralo en la cafetería más típica del pueblo y llévate un souvenir de recuerdo. Finalizamos la jornada en Amarillo, donde podrás cenar un excelente plato de carne a la parrilla en uno de los establecimientos más típicos de la ciudad. Alojamiento en Amarillo.

Día 9: Amarillo – Clinton

La etapa de hoy nos llevará hasta Clinton, en el Estado de Oklahoma. Para comenzar el día, ponte en Ruta acompañado de los molinos que generan energía eólica y que tantos kilómetros llevan haciéndote compañía. Cruzarás Groom y McLean en un primer fragmento de etapa maravilloso. Más adelante llegarás a Shamrock y tendrás unos minutos para prepararte antes de visitas a Harley, uno de los personajes de esta jornada. Erick es el pueblecito en el que vive Harley, el propietario del City Meat Market. No está abierto siempre, pero él vive muy cerca y suele acercarse en cuanto ve movimiento. Si no comparece -barba blanca larga y pelo blanco-, preguntad por él por los alrededores porque conocerlo mejorará -aún más- el día. Cuando Harley quiera continuarás tu Ruta en dirección Clinton. Pero te espera aún alguna sorpresa antes concluir el día, porque a pocos minutos de llegar a tu destino tienes ante ti una joya de museo. El Oklahoma Route 66 Museum te espera con las puertas abiertas y muchísimo que ver en su interior. Es como una pequeño pueblo en el que se recrea absolutamente todo, desde la estación de tren, la ópera, la taberna e incluso la mujer de la época con los rulos puestos en la cabeza. La “Ruta 66” está repleta de lugares increíbles y personas apasionantes, como lo es Harley y otros cientos de personas anónimas que hacen de este recorrido un hecho único en el mundo. Alojamiento en Clinton.

Día 10: Clinton – Oklahoma City – Tulsa

La mejor forma de iniciar la jornada es desayunar abundantemente, como se hace todo aquí: a lo grande. Con el estómago lleno, haz lo propio con el depósito de tu coche aprovechando los precios del carburante en este Estado. Nuestra recomendación es que destines parte del día a visitar Oklahoma City y luego partas hacia Tulsa. Por eso, inicia con calma la primera etapa de la jornada y, en cuanto llegues a la ciudad, dirígete a conocer el Jardín Botánico Myriad, uno de los más espectaculares del mundo. Aquí se celebran muchas fiestas y actividades, así que consulta el programa a ver si coincide alguna actividad interesante con tu visita. Otro gran atractivo son sus lagos, tres en concreto: Overholser, Hefner y Draper Stanley. Los dos primeros son realmente extraordinarios y te encantará pasear por sus alrededores y navegar en ellos. Si viajas en la segunda quincena de septiembre, estás de enhorabuena porque coincidirás con la Gran Feria Estatal, el evento del año en la ciudad. Dedícale a Oklahoma City el tiempo que se merece, pero no olvides que la “Ruta 66” te espera y John Hargrove también. A la salida de la ciudad, y si dispones de tiempo, te sugerimos visitar la casa-museo de John Hargrove, en Arcadia. Es absolutamente indescriptible, tanto su colección como su amabilidad. Como la mayoría de atracciones públicas y privadas dentro de la “Ruta 66” es gratuita, pero para que pueda seguir existiendo es positivo ir dejando propinas para que los que vengan detrás puedan disfrutar de igual manera. John Hargrove es una de esas figuras que hay que conocer, de esas personas que hacen de este viaje algo único. Planifica este último tramo del trayecto teniendo en cuenta que desde Arcadia a Tulsa te separan cerca de 200 kilómetros por la “Ruta 66”. Una distancia en la que te cruzarás con lugares como Chandler, Milfay o Sapulpa, localidades en las que podrás parar a tomar un café o a estirar las piernas. Alojamiento en Tulsa.

Día 11: Tulsa – Springfield (Missouri) – Lebanon – Rolla

Hoy tienes por delante una etapa exigente en kilómetros y apasionante por la cantidad de lugares interesantes que conocerás. El primero puede ser el Totem Pole Park, un tótem de 30 metros de altura repleto de detalles que te permitirán sacar alguna de las fotografías más curiosas del viaje. Si encuentras a algún lugareño no dudes en preguntarle y que te cuente la historia de este tótem porque es digna de escuchar. A continuación, puedes conducir hasta Miami (Oklahoma) y visitar el Vintage Iron Motorcycle Museum, que incluye auténticas obras de arte del mundo de las dos ruedas restauradas, y el Coleman Theatre, un edificio lleno de historias. Las dos siguientes paradas de la “Ruta 66” son dos estaciones de servicio y, para llegar hasta la primera, deberás desviarte un poco de tu camino. Es una gasolinera que reconocerás enseguida porque las camionetas que están en la puerta son hermanas gemelas de los protagonistas de la película “Cars”, de Pixar. De ahí su nombre: Cars on the Route. El otro punto de interés del que te hablábamos es el de Gay Parita. Es una gasolinera mítica que ha pasado por diferentes manos desde 1930. El dueño más famoso fue Gary Turner, que falleció en 2015. Actualmente, la hija de Gary y su marido han retomado las riendas del negocio y siguen los pasos de su padre. Si te detienes aquí invierte algo de tiempo en hablar con ellos para que te expliquen la figura de Mr Turner y su contribución histórica dentro de la “Mother Rout”. El día está siendo intenso, así que sólo piensa que te queda cerca de la mitad del camino por recorrer. Springfield será la siguiente parada, donde puedes dedicarle unas horas a visitar la ciudad por libre, pero teniendo en cuenta el horario del Museo de la Ruta 66 que hay en Lebanon. Es un lugar encantador y que te ayudará a terminar de comprender el espíritu que rodea a esta legendaria carretera. Alojamiento en Rolla.

Día 12: Rolla – Saint Louis – Springfield (Illinois)

Carga tu teléfono o tu Ipod de canciones de Robert Johnson, Muddy Waters y BB King… y ¡adelante! Esta es una etapa famosa porque forma parte de varias rutas, la 66 y la 61, entre otras. Por eso, te encontrarás por el camino con decenas de coches que están haciendo el mismo recorrido que tú. A buen seguro serán de nacionalidades bien dispares, así que es un buen ejercicio multicultural el mezclarse y coincidir en algunas de las visitas más típicas de la jornada. Dejarás atrás Rolla para descubrir en Fanning la segunda silla más grande del mundo ¡Es espectacular! Tras deambular por sus principales calles, volvemos a ponernos en Ruta. Al salir de Fanning, vuelve a la “Ruta 66” y dirígete a Cuba (Missouri). Aquí puedes detenerte en alguno de los cafés y disfruta de los murales, muchos de ellos originales, de temática única: la “Ruta 66”. Otro momento curioso lo vivirás en Meramec Caverns, un lugar muy especial que lleva abierto al público desde 1933. Fue el refugio del conocido bandolero Jesse James y su banda y hoy es un espectáculo de estalactitas y estalagmitas. Antes de llegar a Saint Louis, puedes detenerte en Eureka. Unos kilómetros antes de llegar, te encontrarás con el Parque Estatal Route 66 State Park. Allí busca un pequeño museo que alberga en su interior artículos originales de esta legendaria Ruta en coche. Ya en Saint Louis te sugerimos visitar el Gateway Arch. Está muy cerca del Eads Bridge, así que puedes aprovechar para visitar los dos lugares. El puente es famoso por ser el primero que unió ambas orillas del río Mississipi, que no es cuestión baladí, en tanto en cuanto una pertenece al estado de Missouri y la contraria al de Illinois. Al salir, vuelve unos kilómetros atrás y acude a la llamada de la nostalgia, al Old Chain of Rocks Bridge. Es un puente histórico que une las dos orillas del río Mississipi y que, aunque antaño permitía el paso de vehículos, ahora es uno de los más largos del mundo para peatones. Al acabar, vuelve al coche porque aún tienes algo más de una hora de coche para llegar hasta Springfield (Illinois). Como atractivos, la ciudad es conocida por albergar la casa de Abraham Lincoln, el Capitolio y por la belleza del lago Springfield. Alojamiento en Springfield.

Día 13: Springfield – Chicago

La “Ruta 66″ se acaba, no quedan muchos más kilómetros que recorrer ni experiencias que sumar a tu mochila vital. Por eso, hoy debes decidir si continuas con la dinámica que has llevado hasta ahora -y sigues parando en aquellos lugares auténticos que te cruzarás en el camino- o te diriges directamente a Chicago y dedicas el día a disfrutar de una de las ciudades más interesantes del territorio americano. Probablemente, te ayude a decidir qué hacer el horario de salida de tu vuelo de mañana. Decidas lo que decidas, te sugerimos que hagas sin parar hasta Towanda y Pontiac. Si te detienes en Pontiac, no te olvides de visitar su museo y disfrutar de los murales que decoran algunas fachadas. En Towanda, podrás pasear por la carretera por la que pasó originalmente la “Ruta 66”. La carretera es muy cómoda por esta zona y te invitará a deleitarte con el paisaje. Te esperan extensiones casi infinitas de maizales o gigantes que antaño eran el reclamo de los mecánicos del lugar. A continuación, puedes repostar en la gasolinera entrañable de Odell y dirigirte a Wilmington, donde podrás fotografiarte bajo el ‘Gemini Giant’, para terminar en Braidwood. Allí te esperan varias réplicas de Elvis, Betty Boop o the Blues Brothers y cafeterías que te trasladarán a los años 60. Cuando llegues a Joliet te quedará una hora para llegar a Chicago, pero visitar el teatro Rialto bien vale una parada. Al acabar, conduce hasta tu meta final y disfruta de la hazaña que acabas de completar, un viaje inolvidable lleno de aventuras y emociones. Una vez en Chicago, organízate teniendo en cuenta el tiempo del que dispones. Una sugerencia es empezar por The Loop, el centro de la ciudad. Aquí se encuentra el Millenium Park, con sus opulentas y gigantescas esculturas. No te olvides de sacarte una foto junto al Cloud Gate o la Crown Fountain. Chicago es de esas ciudades que te mantienen con la boca abierta vayas donde vayas. Pocas sensaciones pueden ser más placenteras que escuchar música al aire libre bajo la estructura del Jay Pritzker Pavillion. Además, en The Loop encontrarás una amplia oferta cultural y algunos de los rascacielos más famosos de la ciudad. Otra sugerencia es dirigirte al Navy Pier, desde donde admirar algunas de las mejores vistas del lago Michigan. (Nota. Para disfrutar de la ciudad desde otra perspectiva, puedes contratar un tour en barco por el lago). Alojamiento en Chicago.

Día 14: Chicago – España

Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y tomar nuestro vuelo que nos llevará de regreso a la ciudad de origen. Noche a bordo.

Día 15: España

Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Información Legal


El ganador del sorteo será el portador de la papeleta cuyos números coincidan con las cuatro últimas cifras del Sorteo de Lotería Nacional “El Niño” que tendrá lugar el día 6 de Enero de 2019 a las 12:00h.

El precio por papeleta es en cualquier caso de 2€. Estarán a la venta hasta el día 5 de Enero de 2019 en distintos establecimientos colaboradores y por parte de numerosos socios.

El afortunado tendrá la opción de elegir premio entre un viaje para dos personas (Propuesta Ruta 66) de hasta 3000€, o la opción de recoger 2000€ en metálico. La menor recompensa en metálico es debida a gastos de gestión.

Ha de conocerse el ganador en los 30 días naturales posteriores al sorteo. En caso de no aparecer en el plazo previsto la Asociación Ice Riders se reserva el derecho de actuación como crea más conveniente.

Talón roto o enmendado no será valido. Se comprobará la validez del mismo antes de proceder a la entrega del premio.

El viaje propuesto, cuyo itinerario se describe anteriormente, podrá estar sujeto a modificaciones por parte del ganador del sorteo, añadiendo la diferencia de precio por encima de 3000€ si la hubiera.

Incluye vuelos ida y vuelta para dos personas, alojamientos durante 14 días, y vehículo de alquiler durante toda la ruta. No incluye combustible, dietas ni gastos personales.

La fecha del viaje ha de ser consensuada con la Junta Directiva de la Asociación.

Los fondos recaudados serán utilizados exclusivamente para fines relacionados con la Asociación y en ningún caso, tal como se dispone en los estatutos, serán utilizados para fines personales.